Albaicín, la guía completa

Te ofrecemos una guía completa sobre el Albaicín. ¿Estáis preparados para conocer la zona más antigua y mágica de Granada? Os presentamos puntos turísticos imprescindibles y otros apenas conocidos. Con nuestros consejos entenderéis la diferencia entre “estar en el Albaicín” y “conocer el Albaicín
¡Agarraos que nos vamos!

Albaicín para principiantes: aprende a perderte por sus calles

El Albaicín es uno de los lugares más hermosos de Granada, de eso no cabe duda. Uno de esos lugares que uno tiene que ver en su vida. Pero es cierto que, como buen barrio medieval, y dada su situación geográfica, su visita puede resultar complicada. Sus calles son empinadas, estrechas, angostas y desordenadas. Todo esto hace que sea extremadamente fácil que nos perdamos. ¡Eso es perfecto! Es exactamente lo que tiene que ocurrir; este barrio es mágico, y tiene la capacidad de ponernos en el lugar en el que debemos estar. No os preocupéis si no encontráis el sitio que andabais buscando. Ya lo encontraréis, o quizás encontraréis otro aún mejor. Como os comentamos más abajo, es imprescindible subir al Albaicín sin prisa. Pero lo primero es lo primero; vamos a daros unas indicaciones importantes antes de iniciar la ruta. Atentos, ¿eh?

Mandamientos del albaicín

Algo que puede parecer sencillo a priori, puede convertirse en una auténtica cruzada contra los elementos si no estamos lo suficientemente preparados. Muchos pensaréis que algunos de los consejos que damos son evidentes; porque… a quien se le iba a ocurrir subir al Albaicín con tacones, ¿verdad?; o quien intentaría atravesar la calle San Juan de los Reyes en una limusina. Habiendo presenciado estas y más barbaridades, os vamos a dar algunas indicaciones que van a hacer que una experiencia que tendría que ser extremadamente grata no se convierta en una pesadilla.

  • Llevarás calzado cómodo. Vamos a subir y bajar cuestas empedradas, y los paseos pueden alargarse, así que, ya sabéis; nada de tacones, plataformas ni calzado excesivamente duro. Nuestra intención es acabar la visita con una sonrisa, no con un esguince.
  • Te hidratarás apropiadamente. Por el mismo motivo que en el punto anterior, y porque Granada tiene ese “je ne sais quoi” que hace que 8 meses al año te tuestes, no os olvidéis llevaros una botella pequeña de agua. (no, no vale con vodka) Iremos encontrando fuentes para rellenarla por el camino, no os preocupéis. Y si el cuerpo os pide algo más intenso, podremos tomar unas cervecitas en cualquiera de los muchos lugares de tapeo de este barrio.
  • Usarás indumentaria adecuada. Con esto no queremos influir en vuestro estilo en absoluto, pero si hacer hincapié de nuevo, en las inclemencias del clima Granadino. Muchos extranjeros vienen en febrero con bermudas y tirantes. “Claro, como vamos al España.” Esto es fácil: en invierno traed bastante abrigo; el resto del año, ropa ligera y a ser posible transpirable. (no querremos contribuir a la contaminación olfativa de un barrio que suele oler a flores)
  • No tendrás pensamientos de tiempo. El Albaicín es paz y armonía. Sus gentes viven sin prisa y sus rincones requieren asimilación. Si iniciamos la visita pensando en la hora a la que debemos terminarla no disfrutaremos ni la décima parte. ¡Dejaos, que os va a gustar!
  • Santificarás las vistas. Así que traeros vuestra reflex o smartphone con buena cámara. Os vamos a recomendar algunos sitios que harán que lo petéis en Instagram.
  • Obedecerás las señales. Aunque parezca increíble, no están puestas por gusto. Si os movéis en vehículo por este barrio tenéis que hacer caso a las indicaciones.; si a la entrada de una calle hay un letrero que reza: “Atención, anchura máxima: 1’90” no significa que si vuestro coche mide 1’95 de ancho puede entrar justito; así, apretando un poco. Las casas de este barrio tienen la mala costumbre de no moverse para que podamos pasar. ¡No lo intentéis!

Detalles históricos que debes conocer antes de la visita

La historia nos ha revelado que Granada ha sido siempre una tierra de idas y venidas, de auges y declives. Hubo entre los siglos VII y III A.C  asentamientos ibéricos (Ilurco e Iliberris). Posteriormente los romanos fundarían la ciudad de Iliberis, también conocida con el nombre de Florentia; un apelativo latino que podría hacer referencia tanto a una ciudad florida como fructífera. Según algunos historiadores, la ciudad tuvo mucha relevancia para el imperio, aunque no se han podido encontrar restos que confirmen estas afirmaciones. Sea como fuere, la ciudad se arruinó en la alta edad media y fue abandonada. Con la llegada de los Ziríes, a principios del siglo XI, se empezó a construir la muralla cuyos restos podemos ver hoy día. En una época convulsa e insegura, pensaron que el núcleo urbano debería estar en una zona de fácil defensa. El asentamiento de la ciudad principal se desplazó desde las cercanías de la actual Atarfe, hasta lo más alto del Albaicín. Granada volvía a crecer como ciudad en el germen de la Alcazaba Cadima.

Ruta de 4 horas por el Albaicín

Estaréis pensando que todo esto está muy bien… pero ¿qué merece la pena ver en este barrio? Bueno, podríamos deciros que casi cualquier lugar en el que pongáis la vista, pero vamos a intentar ser objetivos y enumerar los sitios imprescindibles. Hay tantas opciones para hacer una ruta por el Albaicín como las que se os ocurran. Ninguna es mejor que otra, porque, como os dijimos, este barrio tiene la capacidad de perderos y poneros en los lugares más maravillosos. Os vamos a dar, no obstante, un ejemplo de ruta para que la sigáis si os apetece. Pero recordad que os podéis abandonar al azar en cuanto os apetezca. Indicamos una duración de 4 horas por poner un tiempo, pero no os debéis regir obligatoriamente por este. En este caso incluiría: desayuno, visitas a edificios históricos, miradores, tapeo, y, por supuesto, vistas alucinantes durante todo el trayecto.

Nuestra recomendación parte de Plaza nueva. Recorremos toda la carrera del Darro, haciendo parada para desayunar, si así lo deseamos, en Duran Barista. (Tienen un café excelente) Llegamos al paseo de los tristes; alucinamos con las vistas lo que nos pida el cuerpo, y doblamos a la izquierda por la cuesta del Chapiz. ¡Que nadie se nos asuste! Sabemos que esta cuesta se las trae, pero hasta donde sabemos, nadie se ha dejado los higadillos subiéndola. Eso si, nos vais a agradecer el consejo de la botella de agua en breve.

La primera parada la podemos hacer a pocos metros de empezar la subida; el Palacio de los Córdova. Un poquito más arriba, encontramos una maravilla llamada Carmen de la Victoria. Justo en frente de éste, siguiendo por la cuesta, encontramos la Casa del Chapiz y la Estatua de Chorrojumo, que nos muestra el inicio del Camino del Sacromonte Pero nuestra ruta nos va a llevar en dirección contraria. Torcemos hacia la izquierda por la Cuesta de San Agustin, la primera calle empedrada que encontramos justo pasado el Carmen de la Victoria. La subimos (dirección oeste) unos 90 metros y encontraremos una bifurcación a nuestra derecha que parece que nos llevará en dirección contraria a la que traíamos. Como dijo el sabio: “a veces hay que dar dos pasos atrás para poder diez hacia delante” (seguramente se perdió unas cuantas veces por aquí, el pobre). La tomamos, y muy poco más adelante, enganchamos con el Carril de San Agustín. Giramos por él hacia la izquierda y retomamos el rumbo oeste que llevábamos. Seguimos la calle en linea recta hasta que, 150 metros más adelante, ésta gira bruscamente a la derecha, a la altura del Restaurante Las Tomasas (quedaros con este nombre, es uno de los mejores sitios para comer del Albaicín) Hacemos el giro de la calle y justo después, giramos a la izquierda, entrando en el Callejón de las Tomasas. 10 metros más adelante veremos unas escaleras que suben por la derecha, justo a la altura del Aljibe de las Tomasas. Las tomamos y al poco deberíamos ver la torre mudéjar de la bonita Iglesia de San Nicolás. Ya no tenéis pérdida posible. Os hemos traído a unos de los sitios más increíbles en los que hayáis estado y vayáis a estar. Hemos llegado al Mirador de San Nicolás. Ahora es cuando nos agradeceréis el consejo de la cámara de fotos. De nada; para eso estamos, ‘salaos’.

Cuando seamos capaces de apartar la mirada de la maravilla que tenemos enfrente, podemos, si así lo queréis, continuar con la ruta que estamos proponiendo. Nos volvemos hacia la Iglesia de San Nicolas, y justo detrás de ella, por la parte de la izquierda, cogemos el callejón de San Cecilio. Poco más adelante bajarán, hacia la derecha, unas escaleras que nos conducirán al Arco de las Pesas, y éste a Plaza Larga. Por esta zona encontraremos algunos sitios de tapeo interesantes, y si es hora de cañas, conviene conocerlos. Ya en la plaza podemos coger la calle que sale del final de esta, en dirección a los Jardines de Zoraya y el Bar Aliatar; también podemos seguir la calle Agua del Albayzín, en cuyo final estaríamos a tiro de piedra de Casa Torcuato. La última opción nos llevará por la calle que sale hacia la izquierda, la cuesta de la Alhacaba, y es la que recomendamos si queréis volver a deleitaros la vista. A los pocos metros de coger esta calle llegamos a la plaza Almona del Albaicín, donde encontramos otro sitio de interés gastronómico, el Palacio AndaluzCogemos la calle que sale a la izquierda de este, y ya no la abandonamos hasta que crucemos con la Carretera de Murcia. En ese momento, a la izquierda, podremos ver una Cruz, que nos marca la posición del Mirador de San Cristobal. Este es uno de esos miradores poco conocidos, pero no por ello menos bonitos. Podemos ver desde él una panorámica impresionante de Granada, y lugares como la Catedral, la muralla Zirí, la iglesia de San Cristobal, el palacio de la Dar-al-Horra, así como una vista lateral de la Alhambra y el Palacio de Carlos V.

 

Dónde comer

Durante la visita vamos a gastar bastante energía, pues, si bien esta zona de la ciudad no es enorme, si que encontraremos muchas cuestas y un empedrado que no va a facilitar nuestro paseo. Así que necesitaremos un avituallamiento apropiado. Estos son los sitios más interesantes para recuperar energías.

Nuestras recomendaciones para visitar el Albaicín:

Ya os lo avisamos. ¡La gente está que lo peta en Instagram! Y vosotros lo podéis ver en nuestra web. ¿Os animáis?

Apartmentos Campo del Principe

Apartmentos Campo del Principe

/
Apartmentos Campo del Principe al detalle, Ofertas y promociones!
Eurostars Washington Irving

Eurostars Washington Irving

/
Eurostars Washington Irving al detalle, Ofertas y promociones!
Lemon Rock Hostel

Lemon Rock Hostel

/
Lemon Rock Hostel al detalle, Ofertas y promociones!
Albenzaire Hotel

Albenzaire Hotel

/
Albenzaire Hotel al detalle, Ofertas y promociones!
Nest Style Granada Hotel

Nest Style Granada Hotel

/
Nest Style Granada Hotel al detalle, Ofertas y promociones!

Curiosidades del Albaicín

Origen del nombre

Los historiadores no se ponen hoy día de acuerdo. Existen 3 teorías que explicarían el origen de este nombre:

  • Unos historiadores nos dicen que, tras la conquista de Baeza, sus habitantes huyeron hacia Granada, estableciéndose en la parte alta del Albaicín, fuera de la muralla de la cadima. Estos pobladores eran los Al-bayyazin, y darían nombre al nuevo arrabal.
  • Otros nos cuentan que el nombre proviene del término árabe Rabad al-bayyasin, que significa ‘Barrio de los Halconeros’. Esta teoría cobra sentido teniendo en cuenta la importancia que tenía la cetrería entre los pobladores del Albaicín.
  • Por último, hay otra teoría que nos dice que el nombre viene de otro término árabe que significa ‘barrio en cuesta’. Apoyando esta teoría está el hecho de que encontramos el nombre de este barrio en otras poblaciones, y siempre en zonas con cuestas.