Saltar al contenido
Granada Smile

Realejo; el barrio judio de Granada

El realejo: un pedazo de la cultura judía en Granada.

¡Bienvenido al barrio judio! Las calles estrechas y tortuosas del realejo nos indican que estamos en una zona muy antigua de la ciudad. Con una parte llana y otra muy escarpada, de calles escalonadas, este barrio posee la esencia de toda judería que se precie.

Es un lugar en el que nuestros sentidos se ponen a prueba; multitud de aromas, y sonidos, envueltos en unas imágenes de extrema belleza. Si quieres conocer los sitios que no te puedes perder de esta zona, como el carmen de los mártires, el campo del príncipe, o la fundación rodriguez acosta; si te quieres abandonar a los placeres de la amplísima oferta gastronómica del realejo, déjanos guiarte por sus hermosas calles. ¡No te arrepentirás!

Conociendo el realejo

El realejo es uno de los barrios más vivos de Granada. Más de 16.000 habitantes que, como si fuera un pueblo dentro de la urbe, comparten un modo de vida y una idiosincrasia muy particulares. Desde Torres Bermejas hasta puerta real y desde el paseo del salón hasta el Río Darro; el realejo se extiende entre los dos ríos de la capital, como recuerdo vivo de que multiculturalidad y tradición pueden convivir.

Historia de Garnata al-Yahud

Los judios formaban asentamiento antes de la llegada de los musulmanes; la primera mención hacia ellos data del año 303 en los cánones del concilio de Ilíberis, donde ya se establecián una serie de normas discriminatorias hacia estos judios que vivían en la peninsula, que se denominaron sefardíes. Cuando los visigodos abrazaron la fé cristiana, los sefardíes empezaron a ser delimitados y perseguidos. Por ello vieron la dominación musulmana como una liberación. Este pueblo se convirtió en el mejor colaborador para la creación y constitución del Reino de Granada.

Establecidos en la llamada Garnata al-Yahud (Granada de los judios) en la colina del mauror, al suroeste de la Alhambra, fue un pueblo muy próspero que gozó de gran importancia durante los primeros años de dominación Ziri de Granada. Eran mayoritáriamente artesanos, comerciantes y mercaderes que viajaban continuamente. Gracias a ello solían dominar varias lenguas, estaban al tanto de los nuevos descubrimientos y tenían, en general, una gran cultura. También tenían un vasto conocimiento de la medicina. Todo ello hizo de Garnata al-Yahud un barrio cosmopolita y culto, que influyó muy positivamente en el desarrollo de la ciudad.

Sin embargo, tras la muerte de Habús ben Maksan, segundo rey zirí, musulmanes y judios vivieron alternando etapas de paz y conflicto. Quedaron estos últimos confinados en su propio ‘gueto’ hasta la llegada de los cristianos, que, tras la Toma de Granada, expulsaron a todos los sefardíes de su asentamiento. Destruyeron la sinagoga y los principales edificios, y comenzaron a repoblar el barrio con colonos cristianos. Se puso fin a la Garnata al-Yahud y se creó el barrio del Realejo.

El Realejo hoy

El realejo sufrió una remodelación urbanística muy profunda tras el abandono de su comunidad judía; en mayor o menor medida su estructura cambió, sobre todo en la parte baja. Pero lo que no ha dejado atrás es su esencia como judería; calles empinadas y estrechas, algunas de ellas incluso escalonadas. Hoy día es un barrio cosmopolita, donde conviven gentes de muy distintos orígenes, con granadinos ‘de los de toda la vida’. Pero lo que más llama la atención de este barrio es la vida que rezuma.

Smiling en el Realejo

¡Ya ves si tiene vida el Realejo! Mira la gente que hay por allí; más ‘salaos’…

Anímate a etiquetarte en instagram, ¡que te queremos ver por aquí!

 

Ruta de 3 horas por el Realejo

Quizás sea la propia estructura del barrio, sus calles tortuosas, sus sonidos y sus vistas, lo que más impresione al visitante, y no tanto los edificios que allí encontrará; aunque es indudable que hay palacios, cármenes e iglesias de gran belleza. Por eso os vamos a proponer una ruta que os llevará a conocer los lugares más interesantes del realejo. ¿Estamos todos? ¿Lleváis la cámara? ¡Pues nos vamos!

Ruta Realejo
Ruta por el Realejo

 

1ª etapa: Corral del Carbón – Casa de los Tiros

Empezamos nuestra ruta en el Corral del Carbón. Este edificio del siglo XIV es la única alhóndiga conservada en su integridad en la península ibérica.

Actualmente alberga las oficinas y el personal de administración de la Orquesta Ciudad de Granada, y es la sede del Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Es frecuente, además, que en su bello patio interior haya programadas obras de teatro, conciertos o conferencias.

Caminamos ahora hasta la Plaza de Isabel la Católica, donde encontraremos una de las estatuas más emblemáticas de la ciudad; una escultura de gran realismo de la Reina Isabel y de Cristobal Colón, representando las capitulaciones de Santa Fé; en ellas la corona dio permiso y financiación al navegante para su viaje hacia las indias.

 

Tras las fotos de rigor, cogemos la calle Pavaneras y subimos por ella. Justo en el inicio de la calle encontramos la estatua de Yehuda ibn Tibon, médico, filósofo, poeta y traductor, uno de los judíos granadinos más celebres.

Unos 150 metros más adelante encontraremos la Casa de los Tiros, un edificio del siglo XVI que perteneció a la familia de los Granada-Venegas. Posee un torreón militar, y en la parte superior hay figuras armadas que parecen disparar. Efectivamente, su nombre viene de ahí. Estáis rápidos, ¿eh?

En este punto, y si nos vemos con ánimo, podemos subir hasta el mirador del lavadero, en la Placeta Puerta del Sol; además, camino de éste encontraremos el Museo Sefardí, donde podremos enriquecer nuestro conocimiento sobre los judíos de Granada.

Galería 1ª etapa

 

2ª etapa: Casa de los Tiros – Torres Bermejas

A partir de la Casa de los Tiros, la calle pasa a llamarse Santa Escolástica. Continuamos por ella hasta llegar a la Plaza de Fortuny. Aquí torcemos a la derecha y bajamos por la calle Portería de Santo Domingo, que nos conduce a la Plaza de Santo Domingo. En esta plaza encontramos la iglesia de la que toma su nombre. La Iglesia de Santo Domingo es un hermoso templo en el que conviven gótico, renacimiento y barroco, que fue sede de la Santa Inquisición y en cuya cripta descansan los restos de numerosos nobles de renombre.

Volvemos nuestros pasos hasta la plaza de fortuny. Una vez en ella, continuamos hacia la derecha y, en seguida, giramos a la izquierda para coger la cuesta del realejo. Si, tampoco os van a hacer falta crampones ni piolet, pero esta calle escalonada, típica del realejo, tiene una pendiente de las que hacen exclamar un “¡¿En serio?!”. Ánimo que merecerá la pena.

Subimos por la calle hasta alcanzar la calle Aire Alta (y tan alta). Giramos a la izquierda y seguimos por esta estrecha calle unos 100 metros. Tomamos la bifurcación de la derecha y unos metros más arriba llegaremos a Torres Bermejas. Esta era una estructura de vigía y defensa que llegó a estar unida por una muralla a la Alhambra. Desde aquí tenemos una bonita vista de la Torre de la Vela y la Alcazaba, irguiéndose entre los árboles. Desgraciadamente solo se puede visitar el exterior. Aun así, podremos sacar bonitas fotos en este lugar.

Galería 2ª etapa

3ª etapa: Torres Bermejas – Carmen de los Mártires

Tomamos ahora el Callejón Niño del Royo y pocos metros más adelante llegaremos a la Fundación Rodriguez-Acosta. Éste es uno de los cármenes más hermosos de Granada. Funciona como museo y cuenta con interesantes exposiciones artísticas. Sin duda, una de las visitas indispensables, no solo del Realejo, sino de Granada.

Tras la visita podemos continuar hacia el hotel Palace, unos metros más adelante; en su terraza podremos avituallarnos y descansar un rato, que nos lo hemos merecido. Allí disfrutaremos unas vistas espectaculares del Realejo, la zona suroccidental de la ciudad y la vega. ¡Fotos, fotos, fotos!

Ahora cogeremos la calle Antequeruela alta, cuya pendiente, después de lo que habéis pasado, os parecerá irrisoria. Unos 250 más adelante nos plantaremos delante del Carmen de los Mártires, un palacete del siglo XIX, con unos jardines románticos, mezcla de estilos francés e inglés que de seguro harán vuestras delicias. Una vez más, vais a disfrutar de unas vistas increíbles de la ciudad, la vega y la sierra. Mención especial merece la alberca que hay junto a este carmen; en dos palabras: im-presionante.

Galería 3ª etapa

4ª etapa: Carmen de los Mártires – Campo del Príncipe

Buenas noticias: ¡el resto de la visita es cuesta abajo! Desandamos nuestros pasos hasta el Hotel Palace donde cogemos la calle Antequeruela Baja, que haciendo honor a su nombre, nos dejará caer hasta el Carril de San Cecilio, primera calle que encontramos a la derecha. La tomamos y continuamos descendiendo hasta llegar al Campo del Principe.

Esta hermosa plaza fue construida a finales del siglo XV por orden de los reyes católicos, para que en ella se celebraran las fiestas nupciales de la princesa Margarita de Austria y el Principe Juan De Aragón, de quien recibe su nombre la plaza; aunque, como ya sabemos, la boda no se celebró en Granada, sino en Cantabria (le pudo el ansia al príncipe por esposar a Margarita). La plaza está presidida por la estatua del Cristo de Los favores. Esta estatua de jaspe y alabastro, fue construida en 1640 con el dinero de los ‘greñúos’, nombre que se le daba, y que incluso hoy día se le da, a los habitantes del Realejo. Esta figura es una parte muy importante de la historia de este barrio, y en torno a él circularon durante siglos dichos y leyendas.

Galería 4ª etapa

Final de la ruta: Campo del Príncipe – Cuarto Real de Santo Domingo

Ya nos queda poquito para terminar nuestra ruta. Desde aquí tenemos varias opciones; una de ellas es perdernos

por el realejo cuesta abajo; no os preocupéis que llegaremos a buen puerto seguro, ya que lo más seguro es que nuestros pasos nos lleven al Paseo del Salón o a la Carrera de la Virgen. Otra opción puede ser quedarnos por los aledaños del campo del principe, ya que es una buena zona de tapeo.

Nuestra recomendación, sin embargo, pasa por hacer una parada más. Bajamos por la calle huete, en el extremo sur de la plaza, hasta la calle Molinos. Giramos a la izquierda por ella y a unos 20 metros giramos a la derecha y bajamos los escalones de la calle Monteros. Un poco más adelante, al cruzar la calle Santiago nuestra calle cambia de nombre por el de Callejón del Señor. Continuamos por él hasta que pasa a ser, sin cambiar de dirección

Bajamos por ella y al final, giramos a la derecha y tomamos la calle Cuarto Real de Santo Domingo. Al final de ella, y tras un pequeño giro a la derecha, encontramos la cuesta de Aixa. Ascendemos por ella y al final, a la derecha, habremos llegado a nuestro destino, el Cuarto Real de Santo Domingo.

Este es un palacio de época almohade (siglo XIII) que posee una espectacular Qubba o salón de protocolo. Es uno de los únicos testimonios de la escultura residencial de aquella época en Granada, y fue el modelo que se siguió para la construcción de los palacios nazaríes de la Alhambra.

Galería final de ruta

Conclusiones

En total, una rutita de 4 km si incluímos la visita al mirador del lavadero; 3,5 si prescindimos de esta.

Y como ya vamos notando que el cuerpo nos pide caña, o vinito, o cualquier refrigerio, para compensar las calorías perdidas, vamos a aprovechar que estamos justo al lado de una de las mejores calles de tapeo de toda la ciudad. Sitios para recomendaros hay muchísimos, y estos son de los mejores, pero nosotros nos vamos a despedir desde uno de nuestros favoritos: el Bar los Diamantes II. ¡Marchando una de friturita!

El niño de las pinturas

Seguramente, a lo largo de toda la ruta, hayáis visto grafitis decorando las fachadas y muros de algunos edificios del Realejo. Muchos de ellos pertenecen a Raúl Ruiz, “El niño de las Pinturas”. Es uno de los artistas granadinos de mayor proyección internacional. Sus grafitis son un abrazo a la cultura Granadina, una declaración de amor a la ciudad que le vio crecer. En su obra, el artista nos habla de la importancia de compartir el espacio público con los habitantes del barrio, y cómo la pintura lleva color y vida a las zonas grises y más dejadas de la ciudad. Desde Granada Smile, Raúl, amigo; respect!! (golpecito en el pecho)

Dónde dormir

Si, lo habéis adivinado. Hay muuuuuuchas opciones para alojarse también en esta zona. Y como de costumbre, dependerá de cuanto estéis dispuestos a rascaros el bolsillo. Aquí os dejamos unas cuantas opciones muy interesantes. ¡De nada!

Eurostar Washington Irving

Apartamentos Campo del Principe

Parador de Granada

Hotel Alhambra Palace

Pensión Suecia

Hotel Molinos

Urban Suites Granada

Melia Granada

NH Victoria

Hotel Navas

Apartamentos Turísticos Costa Azul

Dónde comer

Os aseguramos que esta zona tiene unos sitios brutales para tapear o comer de menú/carta. Literalmente hay cientos, pero tranquilos, os vamos a dar algunas recomendaciones con los que estamos seguros que acertaréis de pleno. Bon appetit!

Justo donde termina la ruta que os proponemos, saliendo de la plaza de los campos, hay una pequeña calle escalonada llamada Virgen del Rosario. Al poco de bajar por ella encontraremos el bar Los Diamantes II. Para tapear y pedir raciones es de lo mejor de la ciudad, y el trato del personal es, creemos, insuperable.

En esta misma calle encontramos otros sitios de tapeo tan buenos como este: las tabernas La Tana, La Malvasía y El Aviso; los bares El Conde, La Pajuana, La Oliva, Rosario Varela; vayáis donde vayáis, no os equivocaréis. No recomendamos, sin embargo, los bares de la calle Navas, pues sus cartas están dirigidas al turista típico extranjero (exceptuando el bar los diamantes, de los mismos dueños que el que os mencionamos en el parrafo anterior). Si lo que os apetece son tapas más elaboradas y modernas, cualquiera de los locales de la cercana calle Ganivet harán vuestras delicias.

Pero si lo que buscáis es comer a la carta, os recomendamos el Asador de Castilla, en la Plaza de los Campos; el Alameda, en la Calle Rector Morata, cerca de la plaza del ayuntamiento y el Restaurante TTT, en la Calle Ganivet. Si necesitáis una opción vegana y para celíacos, vuestro lugar será El Piano, en la Calle Santiago, llegando a la Plaza del Realejo.

Si buscáis buenos cócteles, no podéis dejar de ir por el Check In, en la calle San Matías o el Gin Club & coctelería Verdi, detrás de la iglesia de San Matías.

Cómo llegar

Para llegar al corazón de este barrio recomendaremos andar; independientemente de la ruta desde la que lo abordemos, no tardaremos más de 10 minutos en alcanzarlo. En la Plaza de Isabel la Católica cogemos cualquiera de los microbuses que circulan por este barrio; lineas C3 y C4. Para llegar a la Plaza de Isabel la Católica podemos coger un taxi; también cualquiera de las lineas de bus que tienen parada en “Catedral” (LAC, C5, SN1, SN4, 121).